Saltar al contenido

Los mejores correctores de ojeras de 2022

El mejor correctores de ojeras

¿Quieres adquirir el mejor corrector de ojeras para eliminar los efectos del cansancio o las noches de insomnio? Si es así, te brindamos una comparativa. Asimismo, encontrarás la guía que hemos elaborado para conocerlo todo a cerca de los mejores correctores de ojeras. ¡Allá vamos!

¿Cuáles son los mejores correctores de ojeras de 2022?

Ahora mismo veremos cuáles son los correctores de ojeras que más están triunfando de Amazon, así como la drescripción de los distintos ejemplares.

27% de DescuentoPuesto Nº 1
Maybelline New York, Corrector de Ojeras, Bolsas e Imperfecciones, Con Bayas de...
  • Corrector de ojeras fluido multiusos para disimular las ojeras, corregir imperfecciones y realzar e iluminar la piel, También atenúa las arrugas
  • Corrige las imperfecciones, Cobertura uniforme, Acabado natural y larga duración, ¡Borra las ojeras y signos de fatiga en un instante!
  • Aplica el producto en el contorno de los ojos, sobre las ojeras y las patas de gallo, Cuando lo uses por primera vez, gira el cuello del aplicador 8 veces hasta que la fórmula aparezca en la esponja
  • Fórmula enriquecida con bayas de goji y haloxyl para ralentizar el envejecimiento cutáneo, Aplicador de esponja recubierto por miles de microfibras suaves para llegar a todas las imperfecciones
  • Contenido: 1x Corrector/borrador de ojeras, Tono: 01 Light, Cantidad: 6 ml
24% de DescuentoPuesto Nº 2
Maybelline New York, Corrector de Ojeras e Imperfecciones Fit Me, Todo Tipo de...
  • Corrector que se adapta al tono de tu piel y proporciona una cobertura uniforme de acabado natural para una mirada descansada, Disimula rojeces, manchas y otras imperfecciones
  • Envase con aplicador integrado, Disponible en una gama de 8 tonos para un resultado que se adapta perfectamente a tu tono de piel
  • Aplícalo con toquecitos en las imperfecciones u ojeras y difumínalo con el dedo para completar tu rutina de maquillaje con la base Fit Me Mate y Afinaporos
  • Aplicador práctico para una aplicación precisa, Fórmula sin aceites, No comedogénica, No grasa, Testado dermatológicamente
  • Contenido: 1x Corrector antiojeras Maybelline New York Fit Me, Tono: 15 Fair, Cantidad: 6,8 ml
39% de DescuentoPuesto Nº 3
L'Oréal Paris Infalible More Than Concealer, Corrector Cobertura Completa, Tono...
  • Infalible more than concealer corrector de cobertura completa con aplicador XXL para un doble uso: corrector o fondo de maquillaje
  • Infalible más que un corrector cubre ojeras, granitos e imperfecciones proporcionándote una cobertura completa con un resultado natural
  • Puedes usarlo como corrector de imperfecciones aplicando una pequeña cantidad en puntos específicos: ojeras, granitos, rojeces… Su aplicador XXL permite aplicarlo también como base de maquillaje.
  • Su fórmula con textura elástica se transforma en una fina película como una segunda piel para una cobertura completa durante todo el día
  • Contenido: 1x L'Oréal Paris Infalible, Corrector de cobertura completa y acabado natural, More than Concealer, Tono 327 Cashmere, 11 ml
8% de DescuentoPuesto Nº 4
NYX Professional Makeup Paleta de correctores Colour Correcting Palette, 6...
  • Paleta con 6 tonos correctivos, Ideal para cubrir imperfecciones y dar a la piel un aspecto unificado
  • Seis tonos combinables (verde, morado, rosa, naranja, melocotón y amarillo) para una cobertura modulable, Combina los colores y crea tu tono ideal para cubrir imperfecciones
  • Aplicación con esponja bajo los ojos o en las áreas a corregir
  • Fórmula cremosa que no se agrieta ni apelmaza, Envase compacto y fácil de transportar para retocar sobre la marcha
  • Verifique el símbolo PAO (Período después de la apertura) que indica el tiempo de caducidad del producto, después de abrir el paquete
Puesto Nº 5
KIKO Milano Skin Tone Concealer - 12 | Corrector fluido alisador con acabado...
  • Corrector fluido alisador con acabado natural, de uso diario para un maquillaje impecable
  • La nueva fórmula fluida disimula las imperfecciones y las ojeras, garantizando una cobertura media y un óptimo difuminado
  • El resultado es un maquillaje nude
  • El producto es fácil de aplicar y de difuminar, gracias a la rotación de su nuevo aplicador: el producto se aplica con la punta y se extiende con un simple gesto
  • Se adaptan a todo tipo de pieles y de tez

Factores decisivos para la elección de un corrector

El mejor correctores de ojeras

Como sabrán los apasionados del maquillaje, cuando se quiere conseguir una base perfecta y un rostro liso y uniforme no hay nada mejor que una buena base. A veces, sin embargo, nos encontramos cara a cara con algunas imperfecciones que, con la única ayuda de este producto, no podemos enmascarar de manera óptima. Ya sea que se trate de alguna espinilla brotada después de una comida particularmente rica, ojeras debido a noches de insomnio o estrés o simplemente pequeñas manchas o enrojecimiento, de hecho, muchas veces la base no es suficiente o termina creando un antiestético efecto de «máscara». En estos casos, podemos confiar en el corrector: un cosmético diseñado precisamente para todos aquellos defectos o alteraciones de la piel que queramos cubrir antes de crear nuestra base y uniformar el rostro con base, o para dar un retoque final a nuestro rostro. Desde hace algunos años, este tipo de productos ha vuelto a la palestra y podemos encontrar en el mercado correctores de innumerables marcas, colores y texturas. Su uso correcto, sin embargo, no siempre es obvio; por este motivo, hemos recogido en esta guía nuestras indicaciones sobre los tipos de correctores existentes actualmente y consejos sobre sus posibles aplicaciones. En los siguientes párrafos, por lo tanto, descubrirá cuáles son las precauciones y factores a tener en cuenta para comprar el producto que mejor se adapte a sus necesidades.

Tipos

Mejores correctores de ojeras

Como ya se mencionó, hoy en día podemos encontrar en el mercado correctores con los más variados colores y fórmulas; todos los productos actualmente existentes, en cualquier caso, se pueden dividir en dos tipos principales. Esta es una distinción fundamental, ya que corrector y corrector difieren no solo en términos de coloración, sino también y sobre todo con respecto a sus funciones. Pero veamos ahora con más detalle cuáles son las características de cada uno de los tipos y cómo es más apropiado aplicar estos productos en nuestro rostro. El primer elemento que distingue corrector y corrector es, sin duda, la coloración: por lo tanto, basta con confiar en esta característica para comprender a qué tipo pertenece el corrector en cuestión y, en consecuencia, a qué uso es más adecuado.

El primer tipo pertenecen los correctores más clásicos, que tienen colores muy similares a los de la base: para encontrar el producto más adecuado para tu piel, por lo tanto, bastará con seguir las mismas indicaciones, basando la elección en el tono y sobre todo en el matiz de tu rostro. Específicamente, el tono es lo que comúnmente llamamos «tez», por lo que distinguimos entre pieles claras, oscuras, aceitunas, etc.; el subtono, por otro lado, es el tono de fondo de la piel, que puede tender hacia un tono más cálido (tono cálido o amarillo), frío (subtono frío o rosa) o neutro (subtono neutro). Para enmascarar las pequeñas imperfecciones de una manera óptima y mejor igualar la tez, por ello, es necesario comprar un corrector que armonice perfectamente con nuestro subtono: en consecuencia, aquellos que tienen un matiz frío deben centrarse en colores como el rosa, la porcelana, la arena o el cacao; para aquellos que tienen un matiz cálido, sin embargo, los correctores de tonos como el caramelo, el dorado, el beige o la avellana serán perfectos. Finalmente, el subtono neutro es adecuado para correctores de marfil o desnudos. Si aún no has podido identificar tu subtono, puedes consultar nuestra guía para comprar base de maquillaje: aquí encontrarás nuestros consejos y algunos trucos sencillos para entender a qué tipo pertenece tu piel.

El segundo tipo de correctores ha aparecido en el mercado en tiempos más recientes y se distingue por colores que pueden parecer, a primera vista, bastante inusuales: verde, morado, naranja, amarillo y a veces incluso azul. Cada uno de estos colores en particular, sin embargo, está diseñado específicamente para actuar sobre problemas específicos de la piel: en el siguiente párrafo haremos algo de claridad al respecto y explicaremos a qué áreas de la cara o imperfecciones corresponde cada color.

Funciones y aplicación

Los mejores correctores de ojeras

Los diferentes colores que distinguen corrector y corrector significan que estos dos tipos de corrector corresponden a funciones bastante diferentes, como los propios nombres sugieren. La palabra corrector, de hecho, significa literalmente «camuflador»: este tipo de corrector, por tanto, tiene un color muy cercano al natural de la piel porque está diseñado para cubrir pequeñas imperfecciones, «camuflándolas» con el resto del rostro y uniformando el cutis. Por esta razón, los correctores tienen colores similares a los de las bases, pero son mucho más pigmentados, precisamente porque están diseñados para ser utilizados en pequeñas cantidades y en puntos específicos de la cara. La palabra corrector, por otro lado, significa más propiamente «corrector»: los productos pertenecientes a esta categoría, de hecho, están diseñados para contrarrestar y neutralizar las decoloraciones de la piel, o alteraciones en la tez de la piel, más particulares o específicas; esto sucede gracias a sus colores particulares, cuyo principio se basa en la teoría del color y explota las propiedades de los colores complementarios. Más precisamente, los colores primarios son amarillo, azul cian y rojo magenta; estos tres colores, si se mezclan según combinaciones específicas, dan vida a los llamados colores secundarios: mezclando amarillo y azul, por ejemplo, se obtiene verde, mientras que mezclando azul y rojo tendremos morado; mezclando amarillo y rojo, finalmente, obtendremos naranja. Estos seis colores se pueden dividir en tres pares de colores definidos como complementarios: específicamente, cada par estará formado por un color primario y el color secundario obtenido mezclando los dos colores primarios restantes. Estas relaciones entre estos colores, llamadas fundamentales, se pueden representar de una manera mucho más esquemática e intuitiva utilizando la llamada «rueda de colores» o «rueda de colores«, que podemos observar en la foto de abajo: en ella los colores están dispuestos en un círculo, de modo que los colores complementarios se ubican exactamente en posiciones opuestas con respecto al diámetro. Teniendo todo esto en cuenta, podemos destacar los siguientes pares de colores complementarios:

  • Rojo y verde.
  • Azul y naranja.
  • Amarillo y morado.

Los colores complementarios tienen dos características muy particulares: si los colocamos uno al lado del otro, de hecho, se potenciarán entre sí, mientras que si los mezclamos acabarán cancelándose entre sí. Los correctores explotan esta última propiedad: su tarea es, de hecho, cancelar las decoloraciones de la piel, corrigiéndolas y neutralizándolas con los colores complementarios. Dependiendo del tipo de alteración que queramos enmascarar, por lo tanto, tendremos que elegir un color concreto. En general, podemos distinguir tres casos principales:

  • Hipocromía: se trata de una deficiencia más o menos aguda de melanina, que conduce a la formación de manchas donde el color de la piel es menos intenso, como cicatrices o vitiligo. En este caso, un corrector, por lo tanto un corrector del mismo color que la piel, será suficiente para enmascarar la decoloración de una manera óptima,
  • Hipercromía: estamos hablando de aquellas zonas de la piel que, debido a un aumento de la producción de melanina, son más oscuras que el resto de la piel. A este tipo pertenecen, por ejemplo, las manchas de la edad: generalmente son decoloraciones tendentes al marrón, que se pueden contrastar utilizando un corrector tendiendo al naranja.
  • Decoloraciones en las que predomina un color específico: este tipo incluye alteraciones cutáneas tendentes al rojo (por ejemplo cuperosis, acné y angiomas), que pueden cancelarse con un corrector de color complementario, en este caso verde; sin embargo, también hay decoloraciones tendentes al azul o al morado, como hematomas, ojeras o venas muy evidentes. En este caso, tendremos que actuar con un corrector naranja si domina el azul, o amarillo si el color dominante es el morado.

En general, sin embargo, es aconsejable en primer lugar aplicar cualquier corrector, con el fin de intervenir primero en el color de la cara y equilibrar la decoloración de la piel; una vez que se hayan corregido estas imperfecciones, puede cambiar al corrector para nivelar la tez. En este punto, podemos concluir nuestra base con base, lo que hace que la piel sea aún más homogénea y luminosa. Por último, no olvidemos fijar todo con un velo de polvo: este paso es fundamental, ya que el polvo se unirá con los pigmentos del corrector y la base para garantizar no solo una sujeción larga sino también un maquillaje impecable. Sin embargo, en lo que respecta al método de aplicación del corrector, podemos distinguir tres herramientas principales: el producto se puede sombrear con un pincel especial, una esponja de maquillaje o, alternativamente, directamente con los dedos. De hecho, no hay mejor método que otro, ya que todo depende de las preferencias personales, los hábitos y las habilidades manuales. El hecho es que cada uno de ellos tiene ciertas ventajas: los dedos, por ejemplo, desprenden calor y, por lo tanto, son capaces de calentar el corrector, de modo que logra mezclarse perfectamente con la piel; esta característica es muy útil cuando se desea aplicar el producto en áreas de la cara donde la piel es delgada, como las ojeras. La esponja, por otro lado, le permite extender el corrector uniformemente y mezclarlo a la perfección con extrema facilidad. El cepillo, por último, es la herramienta ideal para enmascarar las espinillas: nos permite actuar exclusivamente sobre estos puntos con extrema precisión y evitando rociar bacterias con otras zonas del rostro.

Fórmulas y cobertura

Mejor corrector de ojeras

Exactamente como para las bases, hoy en día es posible encontrar en el mercado correctores con las fórmulas más variadas: de las diferentes consistencias dependerá no solo la cobertura del producto, o el grosor de la capa que se creará en la piel, sino también a qué imperfección o área de la cara será más adecuada para el corrector en cuestión. Veamos en detalle cuáles son las principales fórmulas disponibles en el mercado y cuáles son sus ventajas y desventajas:

  • Corrector de fluidos: este es el tipo más clásico y extendido, que normalmente ocurre en una botella pequeña equipada con un aplicador de cepillo. La consistencia semilíquida de estos correctores hace que la aplicación del producto sea muy sencilla y precisa, pero al mismo tiempo asegura que su cobertura sea muy ligera. Por lo tanto, este tipo no se recomienda para aquellos que desean enmascarar imperfecciones muy obvias o marcadas, mientras que es ideal para uniformar la tez o corregir las ojeras sin arriesgarse a resaltar los signos y pliegues de la piel alrededor de los ojos.
  • Corrector en pluma: estos correctores están contenidos en un práctico recipiente alargado que termina con una punta de cepillo más o menos fina o con una innovadora esponja esférica, a través de la cual se debe aplicar el producto. Su consistencia también es bastante fluida, y la cobertura reducida: al igual que los correctores de líquidos, por lo tanto, los correctores de pluma son adecuados para enmascarar las ojeras, ya que cubren las arrugas de expresión sin resaltar las arrugas de expresión y van a iluminar los ojos creando un efecto de «mirada descansada»,
  • Corrector compacto o crema: estos correctores, que se venden en frascos pequeños, tienen una consistencia dura y con cuerpo; por lo tanto, son óptimos para cubrir granos o imperfecciones más evidentes, mientras que no son adecuados para corregir las ojeras: su fórmula pastosa, de hecho, pesaría sobre la mirada y resaltaría los pequeños pliegues de la piel que encontramos alrededor de los ojos. En este caso, los dedos son la herramienta de aplicación ideal, ya que permiten calentar el producto entre las yemas de los dedos y suavizarlo, por lo que mezclarlo sobre la piel es más fácil.
  • Corrector mineral: estos correctores están creados con polvos muy finos de origen natural y son perfectos para pieles mixtas o grasas, ya que su consistencia permite absorber el exceso de sebo; su cobertura es media-baja y permite igualar la piel del rostro con un efecto muy natural. Los correctores minerales, sin embargo, no se recomiendan para el contorno de los ojos o para la piel seca, ya que tienden a resaltar arrugas, pliegues y grietas.
  • Corrector de palo: su fórmula, muy cremosa, se asemeja a la de un lápiz labial. Estos correctores se estiran y desvanecen con mucha facilidad y son adecuados para cubrir ojeras o manchas de la piel, que consiguen enmascarar de forma óptima gracias a su alta cobertura.